Consejos para prevenir trastornos alimenticios.


  1. Proporcionar un buen ejemplo: Es importante que desde pequeños, los niños vean en su entorno ejemplos de alimentación adecuada para poder seguir esos patrones establecidos. Además, también será importante ser un ejemplo a seguir en cuanto a la aceptación de su propio cuerpo sin que el aspecto físico tenga efectos sobre su autoestima.
  2. Demostrar aceptación y tolerancia: Demostrar desde pequeños que la apariencia física no importa y que esas diferencias entre personas no hacen a nadie mejor o peor. Esto será un gran paso para que los niños y adolescentes se quieran tal y como son.
  3. No dejar que los medios de comunicación influyan: En los medios de comunicación o en las redes sociales se ven continuos ejemplos de cómo el aspecto físico es primordial, o cómo se establecen modelos a seguir que en muchas ocasiones no son reales, y por lo tanto, no deben tomarse como ejemplo.
  4. Proporcionar muchas opciones de comida saludable en casa: La educación alimentaria es muy importante y acostumbrar a su hijo a comer de todo desde pequeño le reportará muchos beneficios a lo largo de su vida.
  5. Ayudar a construir la autoestima: La autoestima es muy importante para no caer en ninguno de estos trastornos, por lo tanto, enseñar a los niños a quererse tal y como son desde pequeños es una parte fundamental.
  6. Establecer horarios de comidas: Crear una rutina y un hábito de comer saludable también viene marcado por respetar siempre unos horarios establecidos, complementados por la práctica de ejercicio y un buen descanso.